CORTINONES

Telas gruesas lisas, brocados, estampados e incluso terciopelos, confieren la estructura y caida que necesitan los cortinones para convertir la decoración del salón en un espacio inolvidable donde el estilo clásico se convierte protagonista.

Los cortinones son el complemento imprescindible de un elegante visillo e incluso se pueden combinar con estores.

Los cortinones se convierten en la pieza decorativa por excelencia para vestir ventanales de amplias habitaciones y salones. Aunque para su confección y obtener el efecto deseado se utilizan telas gruesas, con volumén y caida. Del mismo modo, estos no impiden el paso de la luz. Por ello, la luminosidad tan necesaria en la decoración está asegurada.

Esta opción permite mucha versatilidad a la hora de diseñar un salón o una amplia habitación. Al mismo tiempo, nos permite incorporar detalles personalizados, como alzapaños que enmarcan y destacan las ventanas o ventanales, así como permiten conferirle su propia personalidad a la decoración del lugar elegido.

Abiertos durante el día y cerrados por la noche, los cortinones no sólo se convertirán en un elemento diferenciador decorativo, también servirán para mantener la temperatura en el interior de la estancia debido al grosor necesario de las telas para confeccionarlos y crear el efecto visual que necesitan este tipo de telas. Por ello, varias son los hoteles que nos confian el diseño personalizado y exclusivo de los cortinones que cubriran las ventanas.